¿Necesita Contactarnos? Haga Clic Aquí
 
Inicio
Cotizar
 
  Lista productos: Click Aquí
Piscinas
Tratamiento Agua Potable
Limpieza
Otros
  Mantenimiento piscinas >Testeo del agua >
 
Las piscinas fueron hechas para divertirse y relajarse, no para trabajar. Naturalmente hay que realizar de cuando en cuando un poco de mantenimiento, pero no tiene que ser un trabajo a tiempo completo. Nuestro sistema simplifica el proceso de mantenimiento con 4 pasos básicos 1) Balance, 2) Cloración 3) Algicidas 4) Clarificación. Tan simple como eso. Solo siga nuestro sistema de 4 pasos y estará disponible para concentrarse en el paso final 5) Divertirse!
       
       

CLORACION

Cloro
Tratamiento shock
Tipos de cloro


CLORO

UD habrá notado que hay diferentes tipos de cloro, todos ellos con características comunes importantes. En primer lugar, cloro es el método menos costoso de sanitizar su piscina, de hecho ha sido el producto preferido por más de 100 años. Es lo suficientemente inocuo como para sanitizar el agua de bebida, pero también lo suficientemente poderoso, en concentraciones adecuadas, para eliminar gérmenes, bacterias y virus peligrosos. A diferencia de otras alternativas, el cloro además de sanitizar, oxida materia orgánica e inorgánica, manteniendo su piscina cristalina. 

¿Pero, porqué necesito Cloro?
Sencillo, porque nada purifica el agua como el cloro. El viento, la lluvia, el polvo y los personas introducen bacterias y algas a su piscina, además de otros contaminantes. Cuando Ud. añade suficiente cloro para sobrepasar estas contaminaciones involuntarias, se dice que su piscina tiene un "residual de cloro". De esta manera Ud. se asegura de sanitizar su piscina en forma continuada. 

¿Cómo controlo el Residual de Cloro?
Ideal: 1.0 a 3.0 De la misma manera como Ud. analiza los otros componentes de su piscina, con un Kit de Análisis. Los mejores Kits de Análisis le darán el valor para ambos, cloro total y cloro libre. El cloro libre es aquel cloro en su piscina que aún tiene capacidad de sanitizar el agua. El cloro total es la combinación del cloro libre más las cloraminas. Las cloraminas son aquel cloro que ya actuó matando algas y bacterias y que ahora se ha tornado inefectivo. Las cloraminas de su piscina provocan el fuerte y característico "olor a cloro", irrita sus ojos al nadar y evita que el cloro libre actúe correctamente.  
Para eliminar las cloraminas y evitar que se transformen en un problema, Ud. deberá dar un tratamiento de choque (Tratamiento Shock) a su piscina periódicamente. Esto a la vez ayuda a controlar el crecimiento de algas. En términos simples, el tratamiento shock significa agregar una cantidad de oxidante o cloro, determinado por el tamaño de su piscina.
En breve, recuerde que debe mantener un residual de cloro libre de 1 a 3 ppm para mantener su piscina sanitizada. Con lecturas bajo 1,0 ppm probablemente crecerán algas y algunas bacterias. Con lecturas sobre 3,0 ppm Ud. estará malgastando el cloro o incluso provocando manchas y corrosión. 

¿Es un tipo de Cloro mejor que otro?
Cada compuesto de cloro está diseñado para un uso específico. Algunos pueden usarse para más de una aplicación, mientras que otros tienen un uso muy específico. Cada tipo tiene sus propias características y beneficios. 
Conviene señalar que el término "cloro" muchas veces se usa de forma inapropiada, incluso en esta publicación, pero se ha convertido en un concepto genérico para uno de los sanitizantes más comunes mundialmente. El cloro químicamente verdadero sólo puede obtenerse en forma gaseosa. El cloro líquido y el cloro sólido son derivados de la forma gaseosa, mezclándolos con otros componentes químicos para hacerlo sólido. Este cloro sólido existe en dos formas básicas, estabilizado y no-estabilizado. 
Cómo Ud. ya leyó anteriormente, el estabilizador ayuda a mantener el cloro por más tiempo en su piscina. Entonces, ¿por qué no usar solamente cloro estabilizado? Simple, el cloro estabilizado es el mejor para la sanitización diaria y permanente, mientras que el cloro no-estabilizado actúa mejor para dar un shock a su piscina, o para dar grandes dosis de sanitización con cloro en forma rápida. Aún cuando el nivel de cloro puede ser elevado por alrededor de 24 horas al sobreclorar, la forma no-estabilizada de cloro no permanece por demasiado tiempo en su piscina, no afectando a los bañistas. 
Lo más importante a recordar es que el cloro es la mejor manera de sanitizar su piscina. El cloro estabilizado dura mucho más y es mejor para la cloración diaria y permanente. El cloro no estabilizado es mejor para una sobre cloración o dosis shock ya que entrega una alta concentración rápidamente que se disipa en alrededor de 24 horas.  

¿Qué es esto de los Cloradores Automáticos?
Los cloradores Automáticos no son sólo la manera ideal para entregar la cantidad apropiada de cloro para mantener el agua cristalina, sino que también le ahorran tiempo. Debido a que los cloradores automáticos pueden ser regulados para entregar el monto exacto de cloro necesitado diariamente y a que pueden almacenar desde dos a ocho semanas del cloro requerido, son confiables para mantener el agua saludable día a día. 

Hay tres tipos básicos de cloradores automáticos: flotantes, de erosión fuera de línea y de erosión en línea. Aquí hay una breve descripción de cada uno de ellos:  

- Cloradores Flotantes, como dice su nombre, flotan en la superficie del agua, la cual disuelve lentamente el cloro que se encuentra al interior. Es el tipo de clorador más simple y económico. 
- Cloradores por Erosión Fuera de Línea, entregan a la línea de retorno el monto exacto de cloro de las tabletas de cloro se almacenan en su interior. 
- Cloradores por Erosión en Línea, son recipientes o cilindros que se conectan directamente a las líneas de la piscina. El agua que pasa a través de ellos disuelve lentamente las tabletas de cloro. Una manera económica y popular de imitar este efecto, es colocando las tabletas de cloro en el canastillo del skimmer. 


TRATAMIENTO SHOCK

La supecloración o tratamiento shock de cloro consiste en incrementar la concentración de cloro a 10-15 ppm durante un día. Posteriormente, por la misma acción del sol, se disipa el cloro y se alcanzan niveles normales de este desinfectante.

El tratamiento shock es necesario porque irremediable se producirá el ensuciamiento del agua por la actividad de los bañistas. La grasa del cuerpo, el sudor, el uso de lociones y cosméticos, la urea de la orina, etc. causan que se formen unos compuestos conocido como cloroaminas. Estas cloroaminas son irritantes y molestas ya que comunican un olor a cloro bastante desagradable.

Luego de que la mayor parte de la dosis aplicada se ha disuelto aparece el residual de cloro, que es el cloro que permanece en las piscinas. La desventaja de éste radica en que reacciona con la materia orgánica del agua creando una serie de compuestos derivados del cloro, los mismos resultan molestos y malolientes, entre ellos encontramos los trihalometanos. El residual de cloro da origen a otros subproductos perjudiciales como son los compuestos orgánicos volátiles, ácidos cloroacéticos, cloritos y cloruro de cianógeno

El residual de cloro actúa por fases, en la primera se combina con la materia orgánica con un nivel residual de cero, luego, el nivel aumenta pero esto sucede cuando se combina en forma de cloraminas (productos causantes del olor desagradable conocido como “olor a piscina”). Muchas personas para eliminar este olor introducen más cloro, lo que ocurre aquí es que el residual de cloro disminuye hasta alcanzar un mínimo denominado “punto de ruptura”. A partir de allí, todo ese cloro agregado se concentra principalmente en aumentar los niveles de cloro residual, el cual se ha convertido en cloro libre y tiene un mayor poder desinfectante.

Aun y cuando se tengan buenas practicas de limpieza, con el tiempo se acumulan las cloroaminas que son el resultado de la reacción química de la urea con el cloro. Cuando esto ocurre y los niveles de cloroaminas en el agua son muy altos, el agua tiene un olor muy penetrante a cloro y el agua es irritante a la piel y a los ojos. 
Periódicamente, con mayor o menor frecuencia según se trate de piscinas públicas o privadas, de uso intensivo o de uso moderado, eventualmente se debe dar el tratamiento shock, que tiene como objetivo destruir las cloroaminas y otras substancias que se producen en el agua de la alberca. 
En una piscina el nivel de cloro residual es de 1 a 2 ppm. En el tratamiento shock el nivel de cloro se incrementa a 10 o hasta 20 ppm. Esta alta concentración de cloro provoca la destrucción de las cloroaminas y otros compuestos químicos ofensivos y desagradables en el agua. La adición de cloro en forma de hipoclorito de sodio o de calcio, que son los derivados de cloro empleados en el tratamiento shock, es porque se desea que momentáneamente se incremente la concentración de cloro para oxidar químicamente los compuestos indeseables y una vez que se ha logrado el objetivo en cuestión de horas se tienen nuevamente niveles normales de concentración de cloro. 
El tratamiento shock se da cuando el agua se encuentra muy sucia por efectos de la lluvia, por el uso intensivo en un fin de semana o solo con efectos preventivos. Lo que se hace en estos casos es que cuando se va a dar tratamiento shock, se cierra temporalmente la piscina, se agrega el cloro shock en dosis adecuadas para tener un residual de cloro de 10 a 20 ppm y en cuestión de horas los niveles de cloro están en sus valores normales. En la práctica cuando se efectúa este tratamiento, al término del uso de la piscina se agrega algicida y clarificador junto con el cloro shock, por lo que al día siguiente el agua ha formado partículas sedimentadas en el fondo de la alberca que deben ser extraídas con la aspiradora o de otra forma nuevamente pasaran a integrarse al agua de la alberca. 

Cuando se extrae el sedimento formado del fondo de la piscina, el agua se desecha al drenaje o se emplea en riego y no es conveniente pasarla por el filtro y regresarla a la alberca, ya que el lodo o sedimento puede no ser retenido por el filtro y regresa a la piscina. Una vez que se ha extraído el sedimento del fondo, el sistema regresa a su secuencia normal, esto es haciendo fluir el agua desde los desnatadores al filtro y regresando el agua a la alberca por medio de los difusores.


TIPOS DE CLORO

- No-Estabilizado
Cloro líquido
(hipoclorito de sodio): Es el más popular y económico, de acción instantánea, muy efectivo para sobrecloración o dosis shock y, a veces, control de algas. 8% de Cloro libre .

- Estabilizado
Cloro Granulado
(hipoclorito de calcio): Más fácil de usar que el cloro líquido, ofreciendo los mismos beneficios. No es recomendable usarlo en sectores de alta Dureza. 65% - 70 de cloro libre disponible.
Cloro Pastillas (Acido tricloroisocianúrico): Es el tipo más usado en piscinas. De disolución lenta, ideal para cloración diaria con cloradores automáticos o con cloradores flotantes. Ofrece la mayor concentración de cloro disponible. 

 

Mantenimiento Piscinas
Testeo del agua
4 pasos básicos
Resolución problemas
Seguridad
Glosario piscinas


Tratamiento Agua Potable
Desinfección contendores

Desinfección agua potable
Desinfección pozos


Aquaquimi® 2013 Todos los derechos reservados Términos de uso Síguenos en Facebook